Las gargantas del Verdon se encuentran en la región de Haut-Var, en Provenza (Francia). Esta maravilla natural es una gran sima que ha sido atravesada por el río Verdon  a lo largo del tiempo. Hay carreteras a ambos lados de la garganta, que alcanza los 800 metros de profundidad en algunas zonas. El circuito completo tiene unos 130 kilómetros de longitud, mientras que en su fondo al estrecho río serpentea a lo largo de los 21 kilómetros de la gargante, hata llegar al lago artificial de Sainte-Croix.

Se trata de la gargante más grande de Europa, a menudo llamada el “Gran Cañón” de este continente. Toda una maravilla natural que debe verse y disfrutarse. Se halla a mitad de camino entre Aviñón y Niza.

La formación de estas gargantas es una consecuencia de la erosión del agua sobre la blanda piedra caliza durante 25 millones de años. El agua fue gradualmente abriéndose camino entre la meseta de piedra caliza, creando cuevas y túneles.

Estas cavernas fueron aumentando de tamaño hasta que finalmente la parte superior de la meseta se hundió, formando esta espectacular garganta en forma de V. En algunos lugares, las paredes alcanzan los 1.500 metros de altura, pero al pie del valle ésta puede tener sólo 6 metros de ancho. En 1997, se creó el parque natural regional de Verdon para proteger este entorno hermoso e inigualable.

En 1905, el espeleólogo Edouard Alfred Martel y su equipo exploraron la zona, que hasta el momento era desconocida para todo mundo excepto para los lugareños. La garganta se convirtió rápidamente en una atracción turística, y hoy en día existen miradores como el de los Balcons de la Mescla, donde la gente se detiene a contemplar las vistas espectaculares sobre el valle.

Al oeste de éstos, la carretera ha sido diseñada para otorgar las mejores vistas posibles, pero los conductores deben estar atentos al volante pues la carretera resulta algo traicionera.

Por último, se trata de un lugar muy adecuado para practicar la escalada, el parapente, el puenting y los deportes en aguas bravas como el kayak y el piragüismo.

Dejar respuesta