La Place d’Italie, una sorpresa parisina

La Place d’Italie se encuentra en París. No es uno de los lugares más conocidos de la capital francesa, pero merece la pena dedicar un rato para conocerla.

 La Place d’Italie debe su denominación a que corresponde a un cruce de vías romanas que llevaban a Italia. Al norte de la propia plaza sobresale  el edificio del Ayuntamiento del distrito XIII, erigido en 1867.

Iniciando la visita de norte a sur del barrio, en los números 123 y 125 del boulevard du Port Royal, se halla la abbaye de Port Royal, abadía cistercenses fundada en el siglo XIII que ejerció una amplia influencia  a principios del siglo XVII con la filosofía jansenita.  Hoy en día, no puede visitar su interior.

En el boulevard Arago, al lado del  muro de la cárcel de La Santé, cerca de la calle del mismo nombre, se puede contemplar  la letrina más antigua, aún en funcionamiento.

En la perpendicular avenue des Gobelins está la Manufacture des Gobelins, fábrica de tapices cuyo nombre recuerda al tintorero Jean Gobelin, que tenía su negocio aquí, en el 1440. La fachada trasera del edificio, cubierta de hiedra es del siglo XVII.

Muy cerca en la rue Berbier du Mets, el edificio del Mobilier National es desde el siglo XIV el guardamuebles de las diferentes residencias reales. En la esquina de la rue Croulebarbe con la rue Corvisat se alza la Square René Le Gall, un buen sitio para descansar ya que por  sus frondosos árboles corre todavía el río la Biévre. En la misma rue des Gobelins, en el número 17, subsiste una torreta, denominada chateau de la Reine Blanche, de mediados del siglo XVI.

Además, hay que acercarse hasta el Hopital de la Pitié-Salpetriére, en las proximidades de la gare d’Austerlitz. Es el centro hospitalario más grande de París, dedicado originariamente a la fabricación de armas y pólvora.

Asimismo, la chapelle Saint-Louis de la Salpetriére presenta forma de cruz griega y llama la atención su disposición interior, de cuatro naves separadas por capillas alrededor del altar central.

Finalmente,  los seguidores del arte contemporáneo pueden acudir a la calle Louise Weiss, donde varios galeristas de vanguardia se han reunido en esta calle desangelada, de construcción reciente, cerca de la Biblioteca Nueva.

Foto vía Magasins Paris

Dejar respuesta