La Catedral de Chartres, un icono francés

La Catedral Notre-Dame de Chartres es una sublime  iglesia catedralicia de culto católico romano ubicada en la localidad  de Chartres, a unos 85 kilómetros de París (Francia). Se trata de un extraordinario ejemplo del gótico francés. En el año 1979, la Unesco declaró “Patrimonio de la Humanidad” a esta iglesia.

Si uno está viaje en París y tiene algo tiempo, debería aprovecharlo para visita la Catedral de Chartres.  En apenas hora y media, se llegará  en coche, autobús o tren. Visitar esta catedral significa una experiencia única.  Destaca como una joya única de la arquitectura religiosa.

La Catedral de Chartres es uno de los mayores hitos arquitectónicos de la civilización occidental y la catedral medieval mejor conservada en Francia. De estilo gótico, se levantó durante el primer cuarto de siglo XIII para sustituir a la catedral románica que había sido demolida por un grave  incendio en 1194.

Catedral de Chartres

Las tres entradas de la catedral lucen triples pórticos muy bien adornados, sin embargo el llamado Pórtico Real de la entrada oeste es el único que siguió en pie tras e incendio. El otro elemento románico de esta preciosa catedral es el Clocher Vieux (Campanario Viejo) también denominado Tour Sud (Torre Sur) de 103 metros de altura; se trata de  la torre románica más alta que continúa en pie actulamente. También sobresale el Clocher Neuf (Campanario Nuevo) de 112 metros de altura, llamado como Tour Nord (Torre Norte).

Los soberbios 172 vitrales, la mayor parte del siglo XIII, compone una de las colecciones de vidrieras medievales más notabes del viejo continente.  Las tres más  sobresalientes y anteriores al siglo XIII se enc uentran bajo el espectacular rosetón y destacan por su profundidad y la intensidad de sus tonos azules, el conocido  popularmente como “azul de Chartres”.

Por otro, se recomienda conocer la cripta de la Catedral de Chartres. Mide 110 metros de largo, la más grande de Francia, y se trata de una estructura románica sin tumbas que fue erigida en 1204.

También hay que indicar que  el objeto más venerado de la catedral es la reliquia de la Sainte-Voile (Velo Santo) que lleva en Chartres desde el 876, cuando Carlos el Calvo la regaló a la ciudad francesa.

Por último, la Catedral de Chartres abre de lunes a domingo desde las 8.30 a las 19.30 horas. La entrada resulta gratuita, salvo para el campanario nuevo (de 6,20 a 4,20 euros) y a la cripta (de 2,70 a 2,10 euros).

Dejar respuesta