Fougères, una belleza francesa

Fougères es una preciosa ciudad situada en la región de Bretaña y en el departamento Ille et  Vilaine (Francia). Se trata de una ciudad milenaria que domina una fértil llanura en la frontera oriental de Bretaña. Su estratégico emplazamiento la convirtió en una villa de indudable importancia desde el punto de  vista militar. En la actualidad, Fougères es una moderna ciudad cuya principal industria es el calzado.

El castillo de Fougères se encuentra en la place Pierre-Symon y se puede visitar entre las 9.00 y las 19.00 horas de junio a septiembre. Esta bello castillo domina el valle con sus majestuosas once torres.

Los diferentes elementos de la fortificación son un perfecto catálogo de la arquitectura militar medieval. El castillo se halla protegido por un sistema triple de murallas, en el que la parte más antigua son las ruinas de la torre del homenaje, donjon Raoul II (siglo XI).

La última parte en construirse fue la Porte de Notre-Dame (siglo XV), que protegre las cuatro entradas del reciento. A los pies del castillo se ubica la iglesia de St-Sulpice , originalmente del siglo XII, pero reconstruida en el XV y nuevamente en el XVIII.

Cerca de esta iglesia, se extiende la place du Marchix, todavía hoy rodeada por mansiones medievales y donde se conservan algunos comercios que parecen estar sacados de los cuentos de hadas.

En la parte baja de la ciudad está la peatonal rue Nationale, con bonitas mansiones del siglo XVIII y una gran torre (Beffroi) del siglo XIV. En esta misma calle se encuentra el pequeño Museo de Emmanuel de La-Villéon, dedicado a la obra de este pintor impresionista local.

Además, el mercado general se celebra los sábados por la mañana en el centro, pero, sin duda, en este aspecto la estrella es el marché aux bovins de l’Aumaillerie, uno de los mercados más grandes de Europa, donde 10.000 reses cambian de manos todos los viernes de 17.00 a 21.00 horas.

Por último, los días 1 y 2 de agosto se celebra Les Vaches au Gallo, un festival musical que congrega a unas 20.000 personas en un ambiente juvenil y alternativo que mezcla las raíces de la música folk con otros ritmos, como ska, reagge, punk y rock.

Dejar respuesta