El Barrio Latino y las islas del Sena, un paseo parisino

Os planteo  una ruta de un día por un París bello y turístico. Desde las iglesias y los museos hasta el mercado y la guillotina ,  esta jornada tan variada ofrece algo especial para todos los públicos.

Se puede comenzar el día sobre las 9.00 horas visitando el museo más tranquilo de Paris, el Musée National du Moyen-Age. Este museo expone importantes tesoros de la época medieval. Esta colección está expuesta en un espléndia mansión gótica, erigida sobre las ruinas de unos antiguos baños públicos romanos.

A las 11.00 horas hay que dirigirse hacia el norte cruzando el río Sena para detenerse a tomar un café en uno de los bares de estudiantes de los muchos que existen en esta maraña de callejuelas detrás de la iglesia de St-Séverin.

A mediodía se cruza el Petit Pont hacia la Ile de la Cité para disfrutar con la visita a  la Catedral de Notre Dame. Cuasimodo tenía unas vistas formidables desde las torres: hay un largo camino hasta llegar arriba, mas  si el tiempo acompaña las vistas que nos ofrecen merecen el esfuerzo de subir hasta allí arriba.

A renglón seguido, hay que divertirse en el Jardín de Notre-Dame dentro de la visita a Notre Dame. A las 14.00 horas, es la hora  de comer, por ejemplo, en Le Fin Gourmet.

Después, se puede volver a la Ile de la Cité para pasear por el singular mercado de flores en la plaza Louise Lépine para llegar  a la  Conciergerie, un museo  repleto de sangrientas historias sobre guillotinas y la Sainte Chapelle.

A media tarde, se puede  tomar un respiro en la tranquila plaza de Vert-Galant para contemplar como las barcazas repletas de turistas suercan el río en dirección al  Museo del Louvre. Después se puede dar  vuelta en un bateau mouche para disfrutar de una excursión con vistas a la ciudad.

Finalmente, al caer la noche, si los paseos y al aire fresco te han abierto el apetito, se puede regresar por el Sena hacia el sur hasta el Quartier Latin para cenar en Les Bouquinistes.

Dejar respuesta