Dreux, una bonita ciudad francesa

Dreux es una bella localidad ubicada a unos 65 kilómetros de París, la capital de Francia. La ciudad, recorrida por riachuelos y canales y rodeada de restos de fortificaciones, encierra en su casco histórico notables obras arquitectónicas, encantandores rincones y estrechas callejuelas. Si uno viaja  París, si puede, debería sacar unas horas para visitar Dreux.

Sobresale la torre renacentista del museo, poco común en esta comarca francesa. Además, las casas del sgilo XV de la rue Illiers constratan con los palacios de la rue Rotrou, la rue Parisis y la rue Saint-Jean, con las pequeñas granjas del barrio du Vieux Pavé y aún más con la arquitectura ecléctica del Arsenal des Pompes de 1902.

Luego, se puede acudir al Musée d’Art et d’Histoire Marcel Dessal. En una capilla neorrománica restaurada en la década de 1950 se encuentra este museo que cuenta con material arqueológico, fragemtos medievales, documentos relativos a la historia local, además de cuadros, muebles y objetos de varias localidades próximas.

Después, hay que acudir a la iglesia de Saint-Pierre. Fue edificada en el siglo XIII y a lo largo del teimpo  tuvo varias reformas. Llaman la atención  los arcos salientes de la nave central, las dos torres del oeste, los dos transeptos, la bóveda, las magníficas vidrieras y la pila de agua bendita esculpida en un capitel.

Tambié resulta interesante  el Ecomusée du Vignoble Drouais et des artisans. Este museo aborda la historia de los antiguos viñedos de la región y los distintos instrumentos utilizados para su cultivo. La exposición consta de maquetas, fotos y documentos; en un ala del museo se exhiben aperos de labranza hoy en día ya desaparecida.

Finalmente, se puede ir a la Chapelle royal Saint-Louis. De estilo neogótico, el cementerio de los Orleans fue levantado en medio de las ruinas de la fortaleza de Dreux, en 1816, y fue ampliado por Luis Felipe. Se trata de un espléndido edificio, de estilo híbrido entre el gótico y el renacentista, rematado por una cúpula de 25 metros.

Dejar respuesta