Aviñón, “La ciudad de los Papas”

Aviñón está situada en una curva del río Ródano, a unos 95 kilómetros de Marsella y a 653 de París. Esta ciudad francesa es conocida como “La ciudad de los Papas” ya que fue residencia de los papas durante bastantes años del siglo XIV (1309-1377).

A pesar de sus soberbios monumentos medievales y su puente, famoso por la canción de cuna, se trata de una ciudad dinámica y próspera más que una pieza de museo.

En 1309, Clemente V un Papa francés, escapó de Roma hasta Aviñón huyendo de la agitación política. En 1335, el tercer Papa de Aviñón, Benedicto XII, inició la construcción del enorme y fortificado Palais des Papes que se alza sobre el río Ródano mientras éste pasa bajo el Pont d’Avignon. Las obras fueron finalizadas un par de décadas después durante el Papado de Clemente VI.

El Palais des Popes está dividido por el Gran Patio, que a un lado del edificio es austero mientras que al otro conserva muestras del estilo de vida lujoso  y laico de Clemente VI. El palacio resultó profanado durante la Revolución Francesa y sus tesores fueron saqueados. Sin embargo, todavía podemos contemplar las dimensiones de las habitaciones, los frescos y los mosaicos.

Cerca del palacipo Papal, se halla la catedral de Notre-Dame-des-Doms, un edificio romántico parcialmente reconstruido en el siglo XV. A poca distancia se encuentra el Petit Palais, donde vivían el Papa y su entorno antes de la edificación del Palais des Papes. Hoy en día, en el Petit Palais se puede ver una magnífica colección de pintura italiana del primer Renacimiento, entre la que llama la atención la “Virgen con el Niño” de Botticelli.

Desde las murallas bajas de la ciudad se llega al puente Saint-Benezet, también conocido como Pont d’Avignon. Fue construido en el siglo XIV, preo se derrumbó en el siglo XVIII. Pese a ello, todavía se puede caminar sobre sus restos. Además, no hay que perderse  el Musée Calvet, las murallas medievales, la iglesia de Sant Pierre y el Ayuntamiento.

Dejar respuesta