La Catedral de Tampere, una maravilla finesa

Tampere es una preciosa ciudad  situada a 170 kilómetros al norte de Helsinki, en el interior de Finlandia, en la región de Pirkanmaa. Se trata de la tercera ciudad de Finlandia, una de más interesantes y más entrañables. Uno de sus monumentos más sobresalientes es la Catedral.

En el año 2007, la Catedral de Tampere cumplió 100 años y para dicho aniversario fue remozada. Quintaesencia del Jugend Style y del romanticismo nacional, obra de Lars Sonck, fue acabada en 1907, cuando Finlandia formaba parte aún del Imperio ruso. Abre desde als 9.00 a las 18.00 horas; en invierno, desde las 11.00 a las 15.00 horas.

Aconsejo llegar por la Tuomiokirkonkatu, desde donde la vista del conjunto es más espectacular. Hay que observar la forma original de sus ventanales y del campanario, así como el sabio motivo geométrico de la mampostería.

Hay que entrar a la Catedral, andar hasta el altar y darse una vuelta: aquí todo es diferente. Para empezar, las proporciones: la catedral es casi cuadrada. Dos enormes pilares sostienen todo el edificio, dejando un amplio espacio central sin obstáculos. No dejará de sorprender la ausencia de motivos y referencias religiosos.

Dominan la naturaleza y los motivos florales: vitrales, pilares, puertas y ventanas están ornados con flores estilizadas características del modernismo. La Santa Cena está simbolizada por un pelícano que alimenta a su polluelo con su propia sangre.

Además, hay dos frescos particularmente atrevidos, tanto por lo que representan como por la interpretación que se ha hecho de ellos. El fresco que adorna la barandilla de la tribuna representa a 12 niños desnudos, cosa que en su época causó un gran escándalo; simbolizan las 12 maneras de soportar el fardo de la vida.

El segundo fresco, el Jardín de la Muerte,  chocó porque representa a la muerte de manera provocativa. El más célebre es, sin embargo, el fresco de El Angel herido.

Por último, en esta Catedral se celebran conciertos; hay un programa disponible en la oficina del turismo o en la misma iglesia.

Dejar respuesta