Porvoo, un precioso rincón de Finlandia

Porvoo está situada en la desembocadura del río Porvoonjokiborga, en el golfo de Finlandia, a unos 50 kilómetros al este de Helsinki. Se trata de la segunda ciudad más antigua de Finlandia tras Turku. El casco antiguo de la ciudad conserva rasgos medievales. Fue fundada en el siglo XIII y en el año 1347 el rey Magnus Eriksson le otorgó el título de ciudad. En 1809, el zar Alejandro I proclamó aquí la autonomía administrativa de Finlandia.

Hoy en día, Porvoo es el mayor centro cultural y religioso de los finlandeses de lengua sueca, además de ser el centro de la industria editorial del país. Se la conoce con el nombre de “ciudad de las artistas” por la gran cantidad de escritores, pintores y escultores que han nacido, han vivido o viven aquí.

Podemos iniciar la visita por Kauppatori, la plaza de mercado  y nudo del tráfico de la ciudad así como sede de los edificios públicos. Al sur, se encuentran en el número 3 la casa de 1845 en la que vivió y murió el poeta nacional J.L. Runeberg (1804-1877), y en el número 5 el Museo Runeberg, hijo del célebre poeta que nació en Porvoo. Un poco más al este, se halla el Luonnontieteellinen Museo, museo de historia natural y caza. Y en el número 19 de Papinkatu está la Yrjö A. Jänttin taidekooelma/Yrjö A. Jänttis konstsamling, una colección arte finés del siglo XX.

El casco antiguo de la ciudad conserva todo el encanto de los siglos pasados, tanto en la maraña de callejuelas como en la orilla alta del río. Hay que visitar la Raatihuonetori-Radhustorge, la plaza más importante de la ciudad antigua y donde está el antiguo ayuntamiento que hoy en día es la sede del Museo Histórico. Además, hay que acudir al Museo Edeljet-Vallgren qu recoge obras de estos dos artistas locales y los amantes de las muñecas y los  juguetes deben visitar el Nukke-ja lelumuseo.

Por última, la visita a Porvoo se debe completa con Tuomiokirkko-Domkykran, catedral gótico del siglo XV erigida bajo el estilo de la Alemania septentrional; el palacio episcopal, edificado en 1927; y Linnamäli-Borgbacken, pequeña colina de 30 metros que se alza al norte de la ciudad y que conserva vestigios de una fortaleza vikinga del siglo XIII.

Dejar respuesta