Tallin, la bella capital de Estonia

Tallin se halla en la costa norte de Estonia, en una bahía del golfo de Finlandia y a tan sólo 80 kilómetros de Helsinki. Como capital de Estonia, desde su independencia en  1991, ha ganado mucho terreno en el mercado turístico.

El centro histórico medieval de Tallin  fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Sus calles, sus arcos, sus casas y sus monumentos nos atraparán nada más entrar en esta histórica ciudad europea. Un lugar ideal para acudir durante un fin de semana.

Tallin
Vista de la ciudad de Tallin (Estonia)

 La ciudad vieja, es decir, su centro histórico, se alza sobre la ladera de una colina y es conocida como Toompea. La mejor manera de acceder a Toompea es por la puerta torre de Pikk Jalg, construida en 1380. Más adelante, se encuentra la plaza del Castillo, dominada por la catedral Alejandro Nevsky, con sus originales cúpulas en forma de cebolla, que denotan su ortodoxia rusa.

El Parlamento de Estonia es el segundo castillo del lugar, de estilo barroco y color rosa. Se conservan tres torres de este castillo de Toompea, entre ellas llama la atención la Alta Hermann, la fortificación más espectacular de Tallin que data de 1371.

En la ciudad baja, sobresale la plaza del Pueblo con sus casas de mercaderes del siglo XV, varias casas consistoriales magníficas como la Gran Cofradía y el Ayuntamiento con su  veleta que representa a un viejo guerrero que se ha erigido en el símbolo de Tallin, el Vana Toomas.

También se deben conocer el palacio Kadriorg, que alberga la colección nacional de arte extranjero; la Iglesia de San Olaf; la Iglesia del Espíritu Santo, la Iglesia de San Pedro y San Pablo; la Iglesia de San Nicolás; y el Kunsti Museum (en Tallin existen más de 30 museos).

Por último, además de su precioso casco histórico y sus monumentos, en Tallin existen otras opciones de ocio como sus parques, balnearios, saunas, centros cormerciales, rutas ciclistas e incluso en verano destacan las playas de los distritos de Pirita y Haabersti. Y si uno quiere llevarse algún producto gastronómico genuino de la capital del Estonia debe adquirir el vana Tallin, un licor típico, y el chocolate Kalev.

Dejar respuesta