Vilafamés, una joya castellonense

villafamés

Vilafamés es una singular y bella  villa enclavada en una colina a 400 metros sobre el nivel del mar. Se encuentra en la comarca de la Plana Alta, a 26 kilómetros de Castellón (Comunidad Valenciana, España).

 Se accede a través de la CV-10, carretera que se dirige a Sant Mateu. A la altura de la Pobla Tornesa se otma  el desvío hacia Albocàsser por la CV-15 y a escasa distancia, el desvío por la CV-160 que conduce a Vilafamés.

Los orígenes de esta localidad se remontan al Pleistoceno medio; durante la dominación romana se encontraba entre dos importantes rutas como eran Via Augusta y Heraclea. Ya en la época moderna sufrió duros ataques durante las guerras carlistas.

Desde la puesta en marcha del Museo de Arte Contemporáneo en 1972, la población de la villa aumentó bastante pues  han sido muchos los artistas que, captados por su belleza, decidieron instalarse en este lugar rehabilitando parte de las casas del casco antiguo. Además, en 1981, Vilafamés fue declarado Conjunto Histórico-Artístico.

La visita puede arrancar por el castillo de Vilafamés. Es de origen árabe, s si bien los restos que ahora se pueden ver son posteriores. Fue conquistado por Jaime I en 1233 y perteneció a la orden de San Juan del Hospital hasta 1317, pasando luego a manos de la Montesa.

Luego, hay que vers dos notables  ejemplos de arquitectura religiosa. La iglesia de la Sangre está situada frente a lo que fue la antigua Casa de la Villa. De origen medieval, destaca por sus  elementos barrocos.  Por otro lado, la Iglesia de la Asunción se levantó en el siglo XVI. Esta iglesia parroquial tiene planta rectangular de una sola nave que se divide en cinco tramos. En el interior se puede ver la azulejería de Alcora y el retablo mayor.

Además, hay que pasar un rato en el Ayuntamiento que se ubica en un edificio renacentista. Se construyó entre los silgos XIV y XV. Desempeña su actual función desde  1962.

Por último,  Vilafamés cuenta con dos interesantes museos. El Museo de Arte Contemporáneo es una maravilla.  Se aloja en el Palau del Batle. Los fondos de este museo están formados por unas quinientas obras que representan las diferentes corrientes de las artes plásticas desde los años 30 a los 90 del siglo XX. También destaca  el Museo del Vino, fundado en 1965, y que alberga varios objetos vinícolas y el escudo de la villa.

Foto vía Turismo de Castellón

Dejar respuesta