Tossa de Mar, un hito de la Costa Brava

Tossa de Mar está ubicada en la parte sur de la Costa Brava (España), a unos 40 kilómetros de Girona y 95 de Barcelona. Es uno de los puntos turísticos más importantes de esta costa, pero además una población que ha sabido mantener el encanto de su casco viejo.

Tanto la belleza de su parte antigua como de su entorno ha seducido a numerosos artistas que tienen su más destacado representante en el pintor ruso-francés Marc Ghagall, quien definió la villa y su entorno como Paraíso Azul.

Se da el nombre de Vila Vella al casco histórico. Se trata de una ciudad medieval de calles estrechas, con trazado anárquico y salteadas de escalinatas para salvar los desniveles del terreno. En la parte más alta se levanta el Castillo de Tossa y la antigua parroquia de Sant Martí.

Las murallas datan de los siglos XII-XIV y fueron declaradas Monumento Artístico Nacional en 1931. Su trazado se adapta perfectamente a los desniveles de la colina. Sobresalen la Torre del Reloj y la Torre del Codolar.

Por otra parte, el Museu Municipal de Tossa de Mar se halla en el Palau del Battle del Sec, un edificio medieval reformado en el siglo XVIII. El museo consta de dos secciones, una arqueológica, donde llaman la atención los mosaicos romanos, y otra dedicada a la pintura, donde la obra cumbre es el cuadro “El violinista Celeste” de Marc Chagall.

La Casa del Cultura se sitúa en un antiguo hospital de pobres, fundado a finales del siglo XVIII por un tossense que se había hecho rico en América. Justo al lado se alza la capilla de San Miguel, con un altar barroco. También sobresalen la Capilla de la Virgen del Socorro y varias villas romanas descubiertas en la zona como la Villa Vitalis.

Finalmente, Tossa de Mar cuenta con varias playas que representan uno de los principales alicientes de la villa. Las más grandes son las de Mar Gran y Sa Palma, que además se hallan protegidas por los islotes que cierran la bahía. Siguiendo la costa, tanto hacia el norte como el sur, se encontrarán varias pequeñas calas como Cala Llorell, Cala Llevador, Cala Bona, Cala Pola y Cala Giverola.

Foto vía Un paseo por Cataluña

Dejar respuesta