Madrid: El Arte del Tapeo

Tapeo en Madrid

¿Vas a visitar la capital de España? Sea cuál sea el motivo de tu visita, por negocios o por darte el gusto de una visita corta, no olvides darle el placer a tu paladar de disfrutar de los suculentos platos que forman parte de la gastronomía madrileña.

Los atractivos de Madrid son inacabables, incluso para los habitantes de la villa, y desde aquí te proponemos unirte a ellos para disfrutar del no tan simple arte del tapeo.

En lo que se refiere a gastronomía, Madrid es, sin duda, una de las ciudades de España que nos ofrece un mayor abanico de posibilidades. Desde el alba hasta el anochecer, en Madrid podremos disfrutar de un plato típico para cada hora del día.

Por la mañana, para coger fuerzas, podemos empezar en la chocolatería San Ginés, situada junto al Teatro Eslava en pleno centro de Madrid, los precios son un poco elevados pero merece la pena darse un capricho y disfrutar de su chocolate con churros “tirados a hombro”, como marca la tradición.

Es costumbre en Madrid tomarse unas buenas tapas antes de comer. Cada zona de la ciudad tiene un estilo y por lo tanto, cada barrio nos ofrece un tipo de bar y de tapa. Desde las bravas a las gambas al ajillo, sin dejarnos la ración de callos a la madrileña, el plato de anchoas, una tapa de jamón o una suculenta croqueta de bacalao, todo ello regado con unas buenas cañas perfectamente tiradas.

Desde el Barrio de Chamberí, pasando por la Puerta del Sol y hasta llegar a la Plaza Mayor, en cualquiera de los bares situados en los soportales de la plaza, podremos degustar el “bocata de calamares” con una cerveza bien fría. Este bocadillo con sólo dos ingredientes, pan y calamares rebozados en harina y huevo, se ha convertido en una especialidad culinaria que todo visitante añade a su lista de imprescindibles cuando planea un viaje a Madrid.

Si por el contrario nos apetece disfrutar de un buen “cocidito madrileño”, tendremos que darnos un paseo hasta el restaurante Malacatín, lugar emblemático cuya decoración con carteles de corridas de toros y fotos antiguas nos transporta a lo más castizo de Madrid. El local es muy pequeño y suele haber lista de espera, pero cumplen con su lema: “damos lo que prometemos”.

Después de una jornada tan intensa y para poder descansar con tranquilidad, te sugerimos el Hotel Travelodge en Las Rozas, uno de los mejores hoteles de Madrid en su categoría, donde podrás cargar las pilas para poder seguir disfrutando de una de las ciudades más apasionantes de España. Además está muy bien comunicado con el centro de Madrid desde la Estación de las Matas, a escasos minutos en coche desde el hotel.

Dejar respuesta