La ermita de San Baudelio de Berlanga, un hito soriano

La ermita de San Baudelio de Berlanga se halla  entre las despobladas aldeas de Casillas de Berlanga y Caltojar, en el suroeste de la provincia de  Soria (Castilla-León, España). Entre ambas aldeas, exite un desvío señalizado a la derecha por el a un kilómetro se llega a esta ermita mozárabe de finales del siglo XI.

El edifcio se erigió sobre un eremitorio del que sólo queda una  cueva, casi una madriguera, en la que en su  día vivió el santo. En la actualidad, se accede a ella desde el interior de la propia ermita.

El edificio es de planta cuadrada y cuenta  con una nave principal y un ábside elevado, separados por un arco de herradura califal. La bóveda que cubre el cuerpo principal está compuesta por ocho arcos de herradura que parten de una columna central a manera de palmera en la que las palmas fueran los nervios de la bóveda. Sobre la cepa de la columna central se abre una cámara minúscula y de complicado acceso cubierta por una pequeña cúpula de seis nervios cruzados.

El interior de la ermita estaba totalmente cubierto de notables y algo naifs pintura románicas, mas los vecinos del Casillas de Berlanga, propietarios del edificio, malvendieron las pinturas al anticuario Leone Levi en 1922 y tres años después se arrancaron de sus muros. En la actualidad, varias de estas pinturas se pueden ver  en el Museo del Prado y en varios museos estadounidenses. El poeta Gerardo Diego escribió diversos  poemas sobre la ermita así como la historia de su expolio.

Fuera de la ermita hay una necrópolis rupestre con más de una veintena de tumbas antropomorfas del siglo X y un diminuto  manantial que  calmó la sed de la pequeña comunidad monástica establecida en torno a la tumba de San Baudelio.

Cuando uno visita este sitio se traslada a la España mozárabe del siglo XI en medio del páramo soriano. Esta ermita sorprende muchísimo, no esperas que de repente aparezca en el horizonte. Apenas hay que pagar 60 céntimos para acceder a su precioso interior.

Foto vía Panageos

Dejar respuesta