Budapest, la perla del Danubio

Budapest, capital de Hungría, es una de las ciudades más hermosas y cautivadoras de Europa. Cada fin de semana, muchos europeos acuden a Budapest para conocerla, disfrutarla y vivirla. Más de 6 millones de turistas visitan a esta preciosa localidad centroeuropea. Su centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1987.

Un fin de semana en Budapest puede salir entre 200-400 euros. Hay vuelos directos desde Madrid, Barcelona y Málaga. Siendo ciudadano de la Unión Europea sólo se necesita el Documento Nacional de Identidad para visitar Budapest. Su moneda es el florín húngaro. El idioma oficial es el húngaro, pero el alemán o el inglés nos pueden sacar de apuros.

Budapest, que luce orgullosa sus nueve puentes sobre el río Danubio, es la unión de tres ciudades: Buda y Obuda, en una orilla del río, y Pest, en la otra. En la apacible Buda, la historia y la arquitectura toman todo el protagonismo con el Palacio Real o Castillo de Buda (alberga la Galería Nacional y el Museo de Historia), antes de recorrer las antiguas calles de la colina del Castillo hasta su punto culminante, y la Iglesia de San Matías, flanqueada por el Bastión de los Pescadores.

Luego, hay que acudir al monte Gellert y su ciudadela para disfrutar de las mejores vistas sobre Budapest. Sin más dilación, se cruza el bellísimo puente de las Cadenas hasta llegar a Pest.

Pest representa el centro histórico y económico de la capital magiar. Su corazón es la ciudadela (fachadas de art nouveau, plaza Vörösmarty y Calle Vaci) con su majestuoso Parlamento al norte, paragidma neogótico del siglo XX. Además, se debe visitar el Museo Nacional Húngaro y el barrio judío con su sinagoga, una de las más grandes del mundo.

Más adelante, el turista se maravilla con la avenida Andrássy, la Opera de Budapest, la plaza de los Héroes, el Museo de Bellas Artes , la Isla Margarita y el parque del Bosque de la Ciudad.

Resulta ineludible realizar un paseo en barco por el Danubio tanto de día como de noche. Muchas compañías ofrecen este pasaje en los hoteles de Budapest, desde 10 euros por un hora hasta 30 euros con cena durante dos horas.

Finalmente, entre los numerosos productos típicos de la capital húngara, sobresalen los objetos de Porcelana de Herend, la pimienta roja en bolsas de tela, el vino Tokaj, el aguardiente de albaricoque y unas singulares cajitas secretas la cuales, construidas en madera, resultan complicadas de abrir. Estas compras se pueden hacer en la comercial calle Vaci Utca.

Foto vía 3Viajes al día

1 Comentario

Dejar respuesta