Salzburgo, la ciudad natal de Mozart

Salzburgo está situada entre el río Salzach y el Mönchsebreg y sobre ella se alza la fortaleza Hohensalzburg. Es la capital del estado federado de Salzburgo (Austria). Se encuentra a 15o kilómetros de Munich y 300 de Viena. Es mundialmente famosa por ser la ciudad donde nació el genial compositor, Wolfgang Amadeus Mozart.

El casco antiguo de la ciudad, Die Altstadt, es uno de los centros históricos mejor conservados del centro de Europa, no en vano en 1996 la Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad. 

Salzburgo presenta varios atractivos turísticos: catedral, antiguas fortalezas, castillos medievales, iglesias de estilo gótico y  barroco, palacio archiepiscopal, palacios imperiales, consistorio, edificios universitarios, museos, parques, etc. Además, sobresalen los festivales de música clásica y ballet con el Festival de Salzburgo a la cabeza.

La ciudad es reconocida como lugar de nacimiento de Mozart, si bien ésta no fue muy generosa con el mientras vívía. Sin embargo, hoy en día hace todo lo posible para compensarlo. En todas las partes suena la música del compositor, hay dos museos en su honor, e incluso se venden bolas de chocolate llamadas Mozart Kugeln.

La fortaleza Hohensalzburg fue construida por los príncipes-arzobispos de Salzburgo y, aunque resulta interesante ver el fastuoso estilo de vida que llevaban, una de las principales razones para visitarla son las maravillosas vistas que ofrece de los Alpes  y la ciudad.

El Schloss Mirabell, al otro lado del río, está situado entre unos grandes jardines formales. Este precioso palacio fue erigido en 1606 por el príncipe-arzobispo Wolf  Dietrich para su amantes y sus hijos. El salón de mármol está cubierto de relieves barrocos e iluminado por magníficas y relucientes lámparas araña.

La catedral del siglo XV (Salzburger Dom) es una más de las muchas iglesia maravillosas que puedes encontrar mientras paseas o das una vuelta en un carruaje tirado por caballos, por las estrechas callejuelas de la ciudad, pasando junto a elegantes tiendas y cafés repletos de lugareños acomodados.

Antes de irse de Salzburgo hay que visitar la abadía de San Pedro, la Residenz, el Scholoss Hellbrunn, el Rupertinum (Museo de Arte Moderno) y el cementerio de San Sebastián. Por último, habrá que probar su singular gastronomía y sus sabrosas cervezas.

Foto vía Localidades Turísticas

Dejar respuesta