La Catedral de San Esteban, un hito vienés

catedral-san-esteban-400x266

La catedral de San Esteban (en alemán Domkirche St. Stephan, abreviado popularmente como Stephansdom) es la iglesia principal de la archidiócesis de Viena  y la sede de su arzobispo. Se halla en la plaza de San Esteban  en el centro urbano de la capital de Austria.

Dedicada al primer mártir cristiano, San Esteban, es el templo más destacado de esta ciudad centroeuropea y uno de sus mayores símbolos. Si uno viaja a Viena tiene que contemplar esta catedral tanto para admirar su belleza exterior como su precioso interior repletode sorpresas. Se trata de uno de esos templos que maravilla de principio a fin.

La obra se comenzo con el reinado de Rodolfo IV de Austria y se alza sobre las ruinas de dos iglesias anteriores, siendo la primera de ellas una parroquia consagrada en 1147. Asimismo, el edificio ha sufrido diversas reformas y ampliaciones a lo largo de su historia en varios estilo. La mayor parte del edificio actual se encuadra en el estilo gótico tardío.

Los únicos fragmentos de la iglesia románica original del siglo XIII son la puerta de los Gigantes y las torres de los Paganos. Seriamente dañada durante la Segunda Guerra Mundial, la catedral de San Esteban se restauró merced al esfuerzo de toda la nación.

Bajo el altar mayor se alzan las urnas que contienen órganos de algunos Habsburgo; parte de sus restos mortales se conservan en otros sitios  de la capital  austríaca.

Por otra parte, la Puerta de los Gigantes es una obra maestra del arte románico tardío, con su portal labrado y las torres gemelas de los Paganos ocupa el antiguo emplazamiento de un santuario pagano.

También hay que fijarse en la Puerta del Cantor que era la entrada para los visitantes masculinos. Las espléndidas esculturas respresentan al duque Rodolfo IV el Fundado y diferentes escenas de la vida de San Pablo.

Otro icnos de la catedral son el altar Wiener Neustädter, la torre norte que albega la campana Pummerin, el Steff o aguja sur, el mirador a 72 metros de altura, el tejado de mosaico y la esfera de bronce que está coronada por una águila bicéfala, el emblema de los Habsburgo.

Foto vía Viajejet

Dejar respuesta