Kaprun, una preciosidad austríaca

Kaprun es una pequeña villa alpina ubicada en el distrito de Zell am See, en el estado de Salzburgo (Austria). Se halla a dos horas por carretera del aeropuerto de Salzburgo. Destaca por ser un popular centro de deportes de invierno que tanto eco tienen en este país centroeuropeo.

Además, Kaprun es conocida por su sofisticada central hidroeléctrica, considerada una maravilla de la tecnología. La construcción de la central en el Kapruner Ache se inició en 1938 y se terminó definitivamente en 1951. Su embalse más alto es el Mosserboden que se encuentra situado a 2.036 metros de altitud y alimentado por el deshielo del glaciar Pasterze.

La central hidroeléctrica de Kaprun no es sólo un gran logro del ingenio humano, sino también un lugar de notable interes turístico. Los embalses y las presas se alternan en las paredes de roca caliza de la cadena montañosa de Hohe Tauern y crean un un paisaje único, con numerosas rutas ideales para senderistas.

Después de la construcción de esta central, Kaprun se convirtio en una de las principales estaciones invernales de toda Austria, ya que los glaciares cercano permiten esquiar durante los doce meses del año.

La localidad se enclava en un valle accesible por carretera y cuenta con algunas de las instalaciones más modernas del país, situadas en las laderas del Kitzteinhorn, ubicado a 3.203 metros de altitud. Este pico de la cordillera más alta de Austria ofrece nieve de excelente calidad. Incluso en las cotas más altas se puede esquiar todo el año.

En el año 2000, un incendio en el túnel del Kitzsteinhornbahn, el funicular que transporta a los visitantes a las pistas de esquí, causó una gran tragedia (más de 150 fallecidos). Como consecuencia, se trazó una vía fuera del túnel y ahora desde el tren se disfruta de magníficas visats de las montañas más altas de Austria.

Por último, en el límite oeste de Kaprun se sitúa un castillo del siglo XV, destruido en el siglo XVIII y restaurado recientemente. Hoy en día, alberga un interesante centro cultural.

Dejar respuesta