Conociendo Viena desde un carruaje típico

viena carruajes

Los carruajes son un icono de Viena, la capital de Austria desde hace mucho tiempo. Un paseo en uno de estos típicos carruajes tirados por caballos es una cita imprescindible para los turistas que viajan a la bella Viena.  Resulta una manera romántica y cómoda de explorar y conocer la belleza de la capital austríaca.

La palabra “Fiaker“, que significa carruaje en alemán, procede del francés y se refiere a los lugares donde se hallaban estos primitivos taxis, en la calle parisina Rue de Saint Fiacre. En  el año 1720,  los carruajes que hasta entonces se habían conocido como ” Janschky-Wagen” pasaron a llamarse ”Fiaker”.

En los últimos cuarenta años del siglo XIX, funcionan más de 1.000 carruajes por Viena. Los cocheros a menudo eran conocidos en toda la ciudad a causa que además trabajaban  como cantantes. Incluso,  destacaban por su discreción; así solían callar si en alguna ocasión señores o damas de la alta sociedad se divertían con su amante en el interior de un carruaje.

El cochero más popular de aquellos años fue Josef Bratfisch, el preferido del príncipe heredero Rudolf, quien llevó en 1889 a su amante Mary Vetsera a Mayerling donde falleció en oscuras circunstancias.

Hoy en día, los carruajes de Viena se han convertido en un accesorio turístico. Existen paradas de los carruajes en varios puntos de la ciudad como los siguientes: en la Stephansplatz, en la Heldenplatz (en ocasiones en la Michaelerplatz), en la Albertinaplatz, en la Petersplatz und en el Burgtheater. El paseo corto dura alrededor de 25 minutos,  abarca el casco antiguo y cuesta 55 euros; y el paseo largo  dura el doble de tiempo,  recorre la Ringstrasse y el casco antiguo y  vale 80 euros. Asimismo, se puede  reservar un paseo individual en las propias empresas de carruajes.

Finalmente, los romántticos  pueden decantarse por lo que se conoce como “Porzellanfuhre” (viaje de porcelana), un paseo muy tranquilo y preciso. Antiguamente las piezas de porcelana de valor debían transportarse así de un lugar a otro.

Foto vía Viena

Dejar respuesta