Lübeck, un precioso tesoro alemán

Lübeck es la segunda ciudad más grande de Schlewig-Holstein, en el norte de Alemania. Situada sobre el río Trave, es la ciudad portuaria alemana más grande del mar Báltico. Su parte antigua es un conjunto bien conservado de iglesias, casas de comerciantes, estrechos callejones y almacenes, que fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En 1375, el emperador Carlos IV dijo de Lübeck que era una de las cinco “glorias del imperio“, un título que compartía con Venecia, Roma, Pisa y Florencia. Además, Lübeck fue capital de la Liga Hanseática. También esta bella localidad alemana es conocida por su rico mazapán.

La ciudad antigua de Lübeck, el corazón de la ciudad, está dominada por los campanarios de las iglesias, que demuestran la próspera que fue en el pasado y que incluyen los de la catedral, Santa María, San Pedro, Santa Agueda, en el barrio de los artesanos; y San Jacobo, la iglesia de los capellanes de los marineros. Las más antiguas, la catedral y Santa María, datan de los siglos XIII y XIV.

En esta zona se encuentran también los hospicios, fundados por los mercaderes ricos, además de los principales museos, como el St-Annenmuseum, el Behnhaus, el Günter Grass Haus, el Museumkirche St.Katherinen, el Buddenbrookhau, el Museo de Etnología, el Museo de Naturaleza y Entorno, el Museo de marionetas de teatro y el Museo de la historia de la ciudad.

Las múltiples calles y callejuelas de la ciudad vieja están repletas de casas unifamiliares góticas, renacentistas, barrocas y clásicas, con fachadas de ladrillo rojo y tejados de dos aguas. Además, uno puede contemplar el Ayuntamiento, todavía en funcionamiento; el Art Noveau Stasdttheater, el Heiligen-Geist-Hospital y el Schiffergesellschaft.

La música de Brahms y Mozart sale ocasionalmente por las ventanas de la Hochschule für Musik (escuela de música), añadiendo otro elemento a los muchos encantos europeos de la ciudad.

Por último, sobresalen las excursiones en barca alrededor del puerto de Lübeck que zarpan del puente Holsten, justo enfrente de los viejos almacenes de sal.

Foto vía AC Pasión

Dejar respuesta