La Staatliche Bauhaus, el paradigma de la arquitectura alemana

En la agitación social y política posterior al final de la Primera Guerra Mundial, Walter Gropius y un grupo de diseñadores y artistas de la misma tendencia mezclaron la escuela de arte de Weimar con el colegio de artesanos de Henry van der Velde para crear una nueva escuelo de diseño, la Staatliche Bauhaus.

El objetivo era crear un nuevo estilo de diseño y arquitectura que respondiera a las necesidades de lo que consideraban una nueva era, en la que la estética, la funcionalidad y la tecnología trabajaban conjuntamente para producir objetos que eran a la vez estéticamente agradables y eficientes, y que se podían producir en masa a bajo coste. Los productos de la escuela incluían cerámica, mobiliario y papel pintado.

Los edificios más importantes de la Bauhaus que han sobrevivido están en Dessau, adonde se trasladó la escuela en 1925, e incluyen el complejo de la escuela Bauhaus, que sigue funcionando como escuela de diseño, las casas de los maestros (Meiterhäuse), el centro Moses-Mendelssohn, la cas de acero (Stahlhaus), la Kornhau y una reconstrucción de uno de los pisos del complejo de “casas con entrada por los balcones” de Hannes Meyer.

En Weimar, el edificio original de la escuela albrega la Bauhaus-Universität-Weier y el museo Bauhaus, donde hay ejemplos destacados del mobiliario Bauhaus. Todos juntos fueron reconocidos como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En Berlín, los archivos y el museo de la Bauhaus están en un edificio diseñado por Walter Gropius. Además de infinidad de documentos para investigadores, la colección contiene numerosas piezas hechas en los talleres para los estudiantes, además de libros, pinturas, dibujos, ejemplos de productos acabados, planos arquitectónicos y un archivo fotográfico. Otros edificios de la Bauhaus en la ciudad son las casas Sommerfeld y Otte.

Por último, una de las aportaciones más importantes de la Bauhaus se da en el campo del diseño de mobiliario, como la omnipresente silla Cantileveer del diseñador holandés Mart Stram, con su empleo de las propiedades tensoras del acero, y la silla Wassily diseñada por Marcel Breuer.

Foto vía Foro de Fotografía

Dejar respuesta