La Selva Negra, un icono turístico alemán

La Selva es un macizo montañoso con una gran densidad forestal ubicado al suroeste de Alemania. Va  desde el Dreiländereck (punto geográfico donde coinciden Alemania, Suiza y Francia) hasta 160 kilómetros al norte de Alemania.  Las ciudades más importantes que pertecenecen a la Selva Negra son Friburgo y Freudenstadt.

La Selva Negra, sinónimo de bandadas de cucos, folclore y bosques vírgenes, está salpicada de encantandoras casas de campo de cuento de hadas con techos de dos aguas, y es uno de los destinos turísticos más populares de la campiña alemana.

La mejor época para visitarla es durante la primavera y el verano. Hay que disfrutar con su belleza, su arquitectura, realizar excursiones a pie, navegar por sus ríos y pasar un día  o dos días en un balneario. Además, es típico comprar un reloj de cuco.

La región norte, atravesada por extensas colinas de densos bosques, laderas arboladas y pequeños lagos pintorescos contiene la ruta de los balnearios de la Selva Negra, de 270 kilómetros, que conecta muchos de los balnearios de la región desde Baden-Baden hasta Bad Wildbad. El precioso río Nagold también se encuentra aquí, además de las ciudades antiguas como Bad Herrenbald y Hirsau, y la magnífica abadía de Maulbrronn.

En la Selva Negra central se hallan los valles Simonswald, Elz y Glotter, además de Triberg y Furtwagen, con sus tiendas de relojes de cuco y museos. Asimism, sobresalen las cataratas Triberg, las más altas de Alemania, y el Shchwarzwalbahn (el ferrocarril de la Selva Negra), que ofrece unas magníficas vistas.

En el sur se alza el paisaje montañoso más espectacular, que culmina en el Feldberg, la montaña más alta de la Selva Negra con 1493 metros de altura. Incluso la región cuenta con dos grandes lagos glaciares como el Titisee y el Schuluchsee.  Por último, hay que visitar Friburgo para ver su magníca catedral gótica de agujas perfectas.

Foto vía El Mundo del Single

Dejar respuesta